Eliminan invasión de roedores erradicando basural y desratizando en zona de Liceo Pinar 2

“Lo importante es que sacaron un basural que estaba lindero al Liceo. Un basural creado por vecinos o gente que incluso pueden no ser de la zona. Desde la Dirección del Liceo se pidió eliminar el basural, la Intendencia entendió que también era necesaria la desratización que según nos explicaron, no tiene ningún riesgo los productos usados para gente y para loa animales domésticos, así que las clases ocurren con total normalidad”, indicaron a revista Metropolitano, desde la Dirección del Liceo 2, ubicado en 18 de Julio y Austria en Pinar Norte. Varios vecinos también habían denunciado de la situación.
El basural lo formaron en un terreno baldío pero que es un espacio utilizado en común ya sea para estacionar o simplemente por grupos de estudiantes. Al centro de estudio concurren más de 1.000 jóvenes.
Por su parte la Intendencia de Canelones indicó que la Dirección de Gestión Ambiental constató la presencia de “madrigueras activas de roedores”. La comuna explicó el trabajo efectuado; “consiste en aplicar cebos rodenticidas en las madrigueras activas a los efectos de que sean consumidos por los roedores y así disminuir la colonia de estos en la zona. En ningún momento el personal entregó a los vecinos el material utilizado, ni se diseminó por la zona, ya que la tarea requiere de una inspección ocular previa a la aplicación para detectar posibles senderos o refugios utilizados por roedores”, indicó la comuna en un comunicado.
Se recorrieron también unos 100 metros en torno al foco revisando cunetas y espacios públicos, en busca de actividad de roedores, por ejemplo, cunetas, desagües, parte inferior de arbustos, cercos, etcétera.
En cuanto a los productos usados la Intendencia afirma que “no tienen ningún riesgo de intoxicación para las personas ni mascotas. Los cebos rodenticidas están autorizados por el MSP, son de uso doméstico y profesional. Consisten en anticoagulantes de última generación, provistos de un amargante que, en caso de ser ingeridos accidentalmente por otros mamíferos que no fuesen roedores, ocasionaría rechazo en la ingesta”.