Edil nacionalista pide informe y denuncia que en 21 municipios de Canelones no hay post para cobranzas lo que facilita los asaltos

Joselo Hernández afirmó que en la mayor parte de los municipios “la cobranza la realiza un funcionario en un escritorio con un cajón, sin ningún tipo de seguridad o mampara y  a la vista de todos”.

Por esa razón el legislador advirtió que “la falta de previsión de la “Comuna Canaria” ante el aumento de la inseguridad también está poniendo en riesgo la integridad física de sus funcionarios y de los contribuyentes que concurren a estos centros municipales de atención”.

Según constató el legislador de la oposición, “en la mayoría de éstas oficinas no existen medidas de seguridad activas mientras se está en horario de atención al público, habiendo solo en muy pocos centros servicio de seguridad privada cuando se atiende público”.

Reconoció el edil nacionalista que “en algunos  municipios se han colocado cámaras de seguridad dentro del local, las que fueron adquiridas por los mismos gobiernos locales sin la intervención financiera del Gobierno departamental, lo que demuestra que desde el ejecutivo no se han tomado las medidas adecuadas”.

Paralelamente puntualizó que “la utilización de post, para evitar la circulación de dinero, sería una medida adecuada, pero advirtió que actualmente de un total de 30 municipios existentes en Canelones solamente 9 los usan y 21 no cuentan con esa herramienta. Por esa razón estamos reclamándole al intendente Orsi que agilite su instalación”, dijo Hernández.

Ante esta situación el legislador opositor realizó un pedido de informes al Intendente a través de la Junta Departamental de Canelones, como  también se incluyó una solicitud de medidas urgentes para dotar de mayor seguridad a funcionarios y contribuyentes

Según Hernández, “el intendente Yamandú Orsi viene corriendo de atrás con relación al tema inseguridad en el departamento tanto a nivel público como interno en los municipios donde ahora como consecuencia del asalto al local de Colonia Nicolich quedó en evidencia que el jerarca departamental no venía tomando medidas preventivas  ante el aumento delictivo ”nn.