Crearon el primer bastón inteligente para ciegos en Pinamar y buscan fondos para su producción

Todo comenzó cuando un pariente ciego que llegaba a su casa como de costumbre, con ciertas referencias como el ladrido de unos perros y similares y por un tormenta que se desató, no pudo escuchar esas señales y se perdió.
Ese. problema llevó a que Victor Sacarias y Adrian Bianchi, electricista y técnico en electrónica respectivamente, se pusieran a trabajar y así en Pinamar nació el primer bastón para ciegos inteligente creado en Uruguay. Ahora Víctor y Adrián buscan apoyo en proyectos para emprendedores para poder producir el bastón en serie.
“Este es un bastón que le puede avisar al ciego con sensores por donde está pasando en ese momento, puede estar en la esquina de la casa, del trabajo, dos paradas antes de donde se tiene que bajar. Es una primera etapa, tenemos pensado anexarles manos libres, que pueda usar su bastón como teléfono, no vas a ver muchos ciegos con teléfonos táctiles porque además se los robar. Puede llevar botón de pánico para conectarse al 911, un geolocalizador que le diga dónde está si está en un lugar que no conoce”, explicó Sacarías.
Ambos mantienen cierto cuidado ya que el invento no está patentado aún y justamente están buscando fondos para ello, que les demanda unos 80 mil pesos y para producir estos bastones, que aparecen como una herramienta esencial para mejorar la calidad de vida de personas con poca o nula visión. Su costo, según afirmaron, es menor a un celular común; 250 dólares.
Desde enero ya tienen su invento funcionando. “En la Costa de Oro y Ciudad de la Costa no hay prácticamente políticas aplicadas a personas con este problema”, apunta Adrián.
El bastón funciona con un emisor de señal que se coloca donde la persona quiere y cuando ella pasa por allí el bastón le avisa por donde está pasando. Se carga con un cargador de celular.
Además esto recién empieza porque sus inventores aseguran que se le puede agregar un celular y varias cosas más.
“No es solo comodidad para la persona, puede tener otra expectativa de trabajo, es una herramienta no solo para moverse y hay que tener en cuenta que las personas ciegas que trabajan son muy pocas”, indicó Adrián. Además puntualizó que sirve tanto para una ciudad como para el campo, “los sensores se sacan y se cambian de lugar”, explicó Adrián. Cabe recordar que la población con al menos una discapacidad permanente es de 517.771 personas, según las cifras del último censo nacional. La mayor discapacidad fue la visual. los censados, 250.607 reconocieron tener alguna dificultad permanente para ver aún usando anteojos; 57.100 dijeron tener mucha dificultad, mientras que 4.219 dijeron que no pueden ver.

Datos y cifras

– En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.
– Aproximadamente un 90% de la carga mundial de discapacidad visual se concentra en los países en desarrollo.
– El 82% de las personas que padecen ceguera tienen 50 años o más.
– En términos mundiales, los errores de refracción no corregidos constituyen la causa más importante de discapacidad visual, pero en los países de ingresos medios y bajos las cataratas siguen siendo la principal causa de ceguera.
– El número de personas con discapacidades visuales atribuibles a enfermedades infecciosas ha disminuido considerablemente en los últimos 20 años.
– El 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar.