Candonga Africana; una comparsa pedrense con veinte años de historia

La comparsa ya tiene 20 años de existencia y una importante trayectoria. Todo arrancó en 1998 cuando un grupo de amigos, que salían en diferentes comparsas de Montevideo, decidieron tocar en su barrio de Las Piedras y con el plus nada menor de salir entre amigos. Luego de algún impase por, incluso fallecimientos, Candonga Africana renació en su barrio Pueblo Nuevo, que bordea a La Paz.“Con Gustavo decidimos llevarla adelante y continuar con el trabajo que se había iniciado y proyectarla. Nunca nos proponemos grandes metas, sino llegar a determinadas etapas y verlas cumplidas”, comentó a revista Metropolitano, Carlos Montiel, uno de sus directores.

La base de la comparsa tiene una amplia experiencia en esto del candombe. Candonga Africana tiene 140 integrantes.

“Había una base interesante y que nos conocíamos muy bien. Yo viví en Montevideo y luego me afinqué en Las Piedras. Salí con Kanela, con Tronar de Tambores unos cuantos años. Pero decidimos que acá había buenos tamborileros y además amigos”, apuntó Carlos.

Carlos participó también de la formación de Kalumbenké y en 1998 de Candonga Africana. “Fuimos de a poco encontrando nuestro ritmo, nuestra identidad, y este año cumplimos los 20 años”, indicó.

Este año participarán además de las Llamadas de Montevideo, ya que salvaron la prueba de admisión y no es la primera vez que participan en Montevideo, ya han participado en 13 oportunidades. “Hemos sacado siete primeros premios y cinco segundos en las Llamadas de Durazno”, contó Carlos. También desfilaron en Flores, Punta del Este, en las Llamadas de Ciudad de la Costa participaron el año pasado, logrando un segundo lugar. “Hicimos todo el vestuario a nuevo este año. Es la segunda participación en la Costa y es muy importante para nosotros y este año llegamos mejor”, comentó.

Sobre el sonido de tambor que lleva adelante Candonga Africana, Carlos explicó que “el toque nuestro es candombe, le damos velocidad y fuerza pero se cuida mucho que el candombe se aprecie en lo auditivo, no solo en lo visual. Pregonamos mucho el candombe, tenemos un cuerda con trabajo, con juego, con cortes, con matices”, apuntó Carlos.

Sobre cómo sobrevive la comparsa económicamente Carlos contó que “es algo complicado, no tenemos la posibilidad de un sponsor. Nos llaman comparsas chicas, pero para nosotros es un trabajo arduo que lo logramos vendiendo rifas, colaboran una carnicería y un almacén de la zona que ayudan, y siempre hay algún vecino incondicional”, afirmó.

LA FRASE:

El toque nuestro es candombe, le damos velocidad y fuerza pero se cuida mucho que el candombe se aprecie en lo auditivo, no solo en lo visual. Pregonamos mucho el candombe, tenemos un cuerda con trabajo, con juego, con cortes, con matices”